LA MEDIACIÓN ESCOLAR

La escuela es uno de los pilares fundamentales para nuestro desarrollo personal, tanto a nivel educativo como a nivel social. Dentro de este escenario mantenemos todo tipo de relaciones interpersonales con amigos, profesores y familiares, donde muchas veces surgen discrepancias o desacuerdos que acaban tornándose en conflictos, donde las emociones y los sentimientos juegan un papel importante. Una de las formas de mejorar dichas relaciones interpersonales es la mediación.

Tradicionalmente, los conflictos son percibidos como algo negativo, que acaba deteriorando nuestras relaciones con los demás, pues muchas veces no sabemos cómo actuar, incluso dejamos el problema a un lado.

Dentro de este escenario, la mediación escolar aparece como una solución a estos problemas, redefiniendo el concepto de conflicto y ofreciendo un punto de vista más positivo. La mediación puede ser definida como un procedimiento de resolución de conflictos entre dos o más personas dentro de un centro educativo, donde las partes implicadas con la ayuda de un mediador son quienes deciden mediante acuerdos propios la solución del problema.

El mediador aparece como la piedra angular del procedimiento, cuya función principal es facilitar la comunicación entre las partes enfrentadas. El objetivo de su actuación es conseguir un acercamiento de posturas entre las partes, construyendo espacios de coincidencia a través del diálogo y ofreciendo recursos a las partes para la consecución de un acuerdo.

Esto estimula un ambiente más positivo dentro de las aulas, que permite interiorizar la existencia de distintos puntos de vista, y, sobre todo, permite reforzar las relaciones entre alumnos, profesores o familias, encontrando un punto intermedio donde todas las partes se puedan sentir representadas.

mediación escolar clase alumnos

Características principales

  • VOLUNTARIEDAD

Nadie está obligado a acudir al proceso de mediación, incluso una vez iniciado puede ponerse fin en cualquier momento por voluntad de las partes.

  • CONFIDENCIALIDAD

Todos los temas tratados durante el proceso de mediación se encuentran protegidos, es decir, la información aportada tanto por los alumnos como por los profesores no será utilizada fuera de este contexto. La finalidad es crear un ambiente más personal y cercano con las partes.

  • CONTROL SOBRE EL RESULTADO

Las partes son las que deciden cómo solucionar los conflictos a través de la cooperación mutua, sin que un tercero imponga el resultado.

  • COSTE EMOCIONAL REDUCIDO

Debido a que son las propias partes las que colaboran conjuntamente para solucionar el conflicto, provoca que el coste emocional sea menor ya que son ellas mismas quienes deciden cómo solucionar el problema, logrando sus propios acuerdos donde todas las partes ganan

  • MANTENIMIENTO DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES

Con la ayuda del mediador se trata de mejorar los canales de comunicación, no produciéndose daños en la relación de las partes, conservándose la misma para situaciones futuras. Esto permite recuperar la amistad entre alumnos o mantener relaciones de cordialidad mejorando el clima de convivencia.

¿Qué tipos de conflictos se pueden resolver con la mediación escolar?

  • CONFLICTOS ENTRE ALUMNOS

Los conflictos entre alumnos son los más habituales dentro de un centro escolar. Tradicionalmente la solución a estos conflictos ha sido siempre a través de los castigos; ya sea con amonestaciones con “negativos”, quedarse sin recreo, parte a los padres, etc.

La mediación deja este escenario atrás, y apuesta porque la solución de estos conflictos sea a través de los propios alumnos, contando siempre con la ayuda de un mediador. Se trata de crear un espacio personal donde el mediador guía a los alumnos, ofreciéndoles las herramientas y vías adecuadas para que ellos mismos sean quienes llegan a un acuerdo para solucionar el conflicto.

Los beneficios que aporta la mediación para este tipo de conflicto son los siguientes:

Los alumnos guiados por el mediador son quienes solucionan el conflicto. Esto ofrece a los alumnos autonomía y responsabilidad a la hora de resolver sus problemas personales.
Fomenta la comunicación como vía principal a la hora de gestionar un problema. De esta forma aprenden que los problemas se solucionan mediante el diálogo y no mediante los castigos, la fuerza, etc. De esta forma se les enseña que los problemas deben solucionarse “hablando” tanto en el centro educativo como fuera de él.
Ayuda a mantener las relaciones interpersonales ya que llegan a un acuerdo para solucionar el conflicto por ellos mismos. Es habitual que entre amigos pueda surgir algún problema que desemboque en una ruptura de esa relación por no saber cómo gestionar el conflicto. Con la mediación se trata de minimizar estos daños, ya que el mediador trata de guiar a los alumnos para llegar a un acuerdo que solucione el conflicto sin la necesidad de un “castigo”. De esta forma, como ninguna de las partes se ve perjudicada por “la solución del problema”, quedan más satisfechas y ayuda a no crear una rivalidad.
  • CONFLICTOS ENTRE ALUMNOS Y PROFESORES

Es habitual que existan conflictos entre profesores y alumnos dentro del centro escolar. Estos casos pueden darse por numerosas causas como por ejemplo un mal comportamiento en clase del alumno.

Estos conflictos son los que tradicionalmente se gestionan peor en los centros escolares ya que el profesor tiene una posición de autoridad sobre los alumnos. Esto provoca que el alumno pueda sentirse incomprendido o desmotivado con la asignatura que imparte el profesor, llegando incluso a abandonarla por completo. Lo mismo ocurre desde la posición del profesor, ya que el mal comportamiento del alumno puede contagiar dicho malestar al resto de compañeros, provocando paralelamente incomodidad en el profesor a la hora de impartir bien la asignatura.

Con la mediación se busca resolver el conflicto de tal forma que se llegue a un acuerdo dialogado, abriendo un canal de comunicación, que antes no existía, permitiendo mejorar la relación entre las partes, evitando así problemas futuros como los mencionados en el párrafo anterior.

Los beneficios que aporta la mediación para este tipo de conflictos:  

Crear canales de comunicación entre profesores y alumnos para solucionar los posibles conflictos que surjan. Esto permite que las partes se conozcan mejor y empaticen por la situación que están viviendo. Esto es muy importante ya que en muchas ocasiones el mal comportamiento del alumno puede verse influenciado por una situación personal que el profesor desconoce. Este desconocimiento puede provocar que el “castigo” hacia el alumno sea mayor del que sería si conociera su situación, provocando que el alumno se vea más afectado emocionalmente.
Ayuda a que las partes se sientan mejor en clase. Esto es así ya que al solucionar el conflicto entre las partes y no unilateralmente por el profesor a través de sanciones, se crea un ambiente más positivo en clase.  De esta forma se eliminan los clichés típicos como “el profesor me tiene manía” o “este alumno es el agitador de la clase”.
  • CONFLICTOS ENTRE PROFESORES

Como es normal en cualquier ámbito de trabajo, la convivencia y la disparidad de criterios a la hora de trabajar provocan diversos conflictos entre los docentes de un centro. Esto puede generar efectos muy negativos en el ambiente de trabajo, afectando a la organización educativa de los alumnos debido a la falta de comunicación entre profesores.

Al mismo tiempo, esta falta de comunicación puede ser muy perjudicial para los propios alumnos, ya que docentes del mismo área pueden llegar a utilizar métodos de impartir y calificar las materias muy diferentes.

Los beneficios que aporta la mediación para este tipo de conflicto son los siguientes:

Satisfacción por el resultado. Cuando hay criterios diferentes entre profesores y no logran ponerse de acuerdo, es habitual que se tengan que tomar medidas desde la dirección del centro unificando criterios. Esto puede provocar que los profesores no estén a gusto con la situación y no se encuentren motivados. Sin embargo, con la mediación, la satisfacción respecto a la resolución del conflicto es mucho mayor, ya que son los mismos profesores junto con la dirección del mediador quienes aportan la solución al conflicto.
Mejor desarrollo de los alumnos. Como hemos dicho antes, la comunicación entre los profesores puede ser decisiva para el crecimiento emocional y educativo de algunos alumnos. Por ello es necesario crear o mantener las vías de comunicación adecuadas entre el profesorado

¿Cómo funciona el proceso de mediación?

El proceso de mediación se divide en distintas fases, desarrollándose cada una de ellas en distintas sesiones, sin seguir un procedimiento reglado, ajustándose siempre a las exigencias de cada caso concreto. El mediador es la persona encargada de regir el procedimiento, guiando a las partes a la consecución de un acuerdo.

  • FASE PREMEDIACIÓN Y ACOGIDA

Es habitual que se comience con una sesión informativa, en la cual se producen los primeros contactos con las partes y se explican las reglas y particularidades del proceso. Esta es una de las fases más decisivas pues se estudia por el mediador la conveniencia de celebrar la mediación o no.

  • FASE CUÉNTAME

Las partes, de manera ordenada y sin provocar interrupciones, explican su versión de los hechos. Concretamente se trata de situar el conflicto objeto del procedimiento, conociendo las interpretaciones que mantiene cada parte del mismo.

  • FASE DE ARREGLO O NEGOCIACIÓN   

En este punto, el objetivo principal es buscar los puntos de conexión entre ambas partes, para que, a través de la cooperación mutua y la ayuda del mediador, las partes creen un nuevo espacio, proponiendo las soluciones que vayan encontrando al problema.

  • FASE DE ACUERDO

En este momento nos encontramos con el final del procedimiento, donde las partes, sin la intromisión del mediador, llegan a acordar un acuerdo de forma conjunta, poniendo fin a su controversia.

Si te interesa la mediación escolar y quieres obtener más información acerca del tema, no dudes en contactar con nosotros.