CÓMO RECLAMAR TU FIANZA

Los contratos de alquiler están a la orden del día, y cada vez son más las personas que optan por esta forma de vida. Por ello, no está de más saber qué hacer cuando este termina, concretamente que pasa con la fianza y su posible recuperación.

Por lo general, la fianza del contrato del alquiler es aquella cantidad que se otorga a modo de cubrir los posibles desperfectos que se pueden causar durante dicho periodo y que afectan a la vivienda del arrendador. Además, puede responder de otras responsabilidades como cantidades adeudadas por el arrendatario, incumplimiento contractual, etc. Por lo tanto, el momento de su liquidación y devolución se produce una vez ha finalizado dicho contrato de alquiler.  

firma contrato de alquiler cláusula fianza

A fin de evitar problemas futuros, es conveniente llevar a cabo una serie de acciones para comprobar el estado en el que se entrega de nuevo la vivienda. Concretamente, recomendamos que se lleve a cabo un reportaje fotográfico y una visita a la vivienda de manera conjunta por el arrendador y arrendatario

Una vez entregada la posesión de la vivienda al arrendador, es decir, desde el momento de la entrega de llaves, este tiene el plazo de 1 mes para efectuar todas las comprobaciones pertinentes sobre el estado de la vivienda y liquidar todas sus relaciones contractuales con el inquilino. 

casa alquiler entrega de llaves recuperación fianza

Procedimiento

Una vez llegados a este punto, si nuestro casero se niega a la devolución de la fianza, habría que comprobar a qué se debe dicha decisión. Sobre todo, en el caso de que se aleguen desperfectos hay que distinguir entre uso indebido o desgaste ordinario.

Suponiendo que el inquilino se encuentra libre de deudas con el propietario y no existiendo ningún tipo de desperfecto en la vivienda, deberíamos proceder a su reclamación formal. El procedimiento a seguir es prácticamente parecido al procedimiento propio de una reclamación de cantidad

En primer lugar, se recomienda acudir a la vía extrajudicial, ya que siempre es recomendable intentarlo primero por la vía amistosa. Para ello, será conveniente el envío de un burofax, que servirá posteriormente de medio fehaciente en el procedimiento judicial. El burofax es un escrito sencillo, en el que debe constar el siguiente contenido: 

  • Identificación de ambas partes (Arrendador y arrendatario). 
  • Fecha en que se envía. 
  • Solicitar la devolución de la cantidad debida, más el interés legal devengado. 
  • Plazo para su devolución. 

Una vez intentada la reclamación sin efecto y transcurrido el plazo concedido al arrendador, se deberá acudir a la vía judicial. Este tipo de asuntos se dirimen ante la jurisdicción civil. Si la cantidad a reclamar supera los 6.000 € se acudirá a las vías del Juicio Ordinario, mientras que si no se supera dicha cantidad se acudirá a las vías del Juicio Verbal

Una vez dentro de este escenario, si contamos con un reportaje fotográfico y un documento en el que se acredite el estado de la vivienda, las posibilidades de éxito serán mucho mayores, y podremos obtener finalmente la devolución de nuestra fianza

Si tú también quieres recuperar tu fianza o te encuentras en una situación parecida, no dudes en contactar con nosotros.